UN CALENDARIO DE ADVIENTO PRECIOSÍSIMO… ¡HECHO CON ROLLOS DE PAPEL!

Casi no llego a tiempo pero al final lo he terminado. ¡Y además es un Calendario de Adviento Eco! Con material reciclado, que mi peque está a tope con el reciclaje en el colegio y te hace ser más consciente del gasto en envases y papeles que hacemos. Así que hoy os enseño a hacer este espectacular Calendario de Adviento hecho con rollos de papel…

Necesitais:

-Tres rollos de los de papel de aluminio o papel film

-Cinco rollos de los del papel de cocina

-Dos cartones para tapas de 30,5 x 30,5 cm

-Papeles estampados Navideños

-Adornos de cartulina, cartón o madera para poner los números y decorar

Empezamos recortando lo que será la parte trasera del Calendario, dibujando un abeto sobre un cartón duro para tapas y recortándolo con esa forma.

Forramos esta base con un papel estampado, en m i caso este que imita la madera.

Después cortamos secciones de los rollos, cortando 48 trozos de 3,5 cm (24 de los rollos estrechos y 24 de los rollos más anchos).

Dependiendo de las medidas de vuestros rollos, os tocará estrecharlos un poquito para que queden bien ajustados uno al otro.

Yo he recortado a lo largo el más ancho y lo he hecho un peli más pequeño, pegándolo con un trocito de celo.

Pegamos los rollos estrechos sobre unos círculos de papel estampado. Yo lo hago todo con Glossy Accents, que pega muy rápido y no mancha (no tengo paciencia yo para esperar a que se seque una cola o pegamento de estos más líquidos, defecto mío, ja, ja…).

Hacemos unos cortes en la parte que sobresale, doblamos hacia abajo y pegamos sobre el rollo.

Repetimos con los 24 rollos de este tamaño, usando diferentes papeles estampados que coordinen entre si.

Forramos el lateral con unos rectángulos de 11 x 3,5 cm. He entintado  un poquito el borde con tinta y aplicador para disimular la unión de los papeles y dar un aspecto más trabajado.

Forramos también los otros rollos, recortando unos rectángulos de 12 x 4, 5 cm y pegándolos sobre el cartón.

Pulimos uno de los bordes, doblando hacia adentro el papel al que hemos hecho unos cortes previamente. Entintamos también con aplicador y tinta para disimular defectos.

Repetimos con los 24 rollos anchos con los papeles estampados que hemos usado para los rollos estrechos y los pegamos sobre la base.

Los números yo los he transferido con Foto Potch Transfer a estas maderitas en forma de estrellas y bambis.

Es muy sencillo, podéis ver como se hace en este Post. Sólo hay que untar con Foto Potch la imagen que queremos transferir y la superficie donde queremos pasarla.

Lo dejamos secar secamos con el secador de Embossing, luego lo mojamos y vamos frotando el papel hasta que conseguimos eliminarlo completamente.

Pegamos estas pequeñas piezas de madera con silicona sobre los rollos más estrechos. Yo les he puesto una pequeña cuenta de madera entre papel y maderita para que queden separados y sea más fácil estirar.

Encajamos los rollos pequeños dentro de los grandes a modo de cajoncitos.

Recortamos la silueta del árbol en cartón duro para tapas (sólo un perfil, como se ve en la foto). También cuatro rectángulos de 6 x 3,5 cm y dos de 14 x 3,5 cm. Y los forramos con el mismo papel que hemos usado para la parte trasera.

Pegamos los rectángulos en los laterales tal como se ve en la foto. Y por último pegamos la parte delantera sobre estos rectángulos. Le damos los últimos toques decorativos en el perfil delantero y … ¡Listo!

Aquí debajo os dejo los enlaces a los Papeles y Adornos que he usado por si os ha gustado alguno para vuestros álbumes y tarjetas Navideñas.

  1. Cartón duro para tapas 2.Mini estrellas de madera 3.Papel Stockings 4.Papel The Tree 5.Pegamento Glossy Accents 6.Papel Holiday Wreaths 7.Papel de Paige Taylor Evans 8.Papel Aspen 9.Papel Peppermint 10. Papel Cuddle Up 11.Mini Adornos de Madera Deer 12.Pack de Papel Glitter 13.Papel Evergreen

Si quereis alguna idea más sencilla para hacer el Calendario de Adviento de últimisima hora, en este post y este otro os daba mil ideas para hacerlo.

Y en mi Ebook, el que esta hecho con cajas de cerillas que, después de tres años, sigue sorprendiendo y gustando como el primer día.

 

2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *